Cómo hacer un portfolio de ilustración

Si estás preparándote para ser un profesional de la ilustración, el dibujo, la animación o cualquier otro campo de la creatividad y la plástica, no lo dudes: para “vender” tu trabajo vas a necesitar el mejor portfolio. Es una herramienta que mostrará lo que sabes hacer, pero también tu estilo propio. Por eso es tan importante […]

Noticias
29 noviembre, 2019
Cómo hacer un portfolio de ilustración: te damos las claves

Si estás preparándote para ser un profesional de la ilustración, el dibujo, la animación o cualquier otro campo de la creatividad y la plástica, no lo dudes: para “vender” tu trabajo vas a necesitar el mejor portfolio. Es una herramienta que mostrará lo que sabes hacer, pero también tu estilo propio. Por eso es tan importante trabajarla a fondo; exactamente igual que cualquiera de tus creaciones artísticas. De hecho, ¿por qué no la consideras como tal? Una obra amplia donde muestres todo tu potencial, que cuente una historia y que tenga sentido y coherencia. Vamos a darte algunos consejos sobre cómo hacer un portfolio de ilustración que destaque por encima de los demás. ¡Sigue leyendo!

Cómo hacer un portfolio de animación que triunfe entre los reclutadores
Ilustración de Miguel Regodón, profesor de ESDIP

Como artista que eres (y como profesional de la ilustración en ciernes), tu obra debe hablar por ti. Pero tú eres quien debe darle una voz y “enseñarle” a comunicar lo que deseas. Si pensabas que hacer un portfolio de ilustración era simplemente coger todas tus creaciones y meterlas en una carpeta (o un pendrive), lo sentimos… Pero no es así. Hoy día, el portfolio del ilustrador profesional debe ser tan creativo como coherente; ten en cuenta que el mercado laboral es muy competitivo, y es importante destacar por el esfuerzo, el talento y la profesionalidad.

Por eso, nuestro primer consejo es que intentes dar a tu portfolio una estructura interesante que hable por sí misma. Crea una historia, diseña su presentación (tipografías, colores, imágenes…) y demuestra tu habilidad con los distintos programas que se emplean para este tipo de trabajos.

Cómo hacer un portfolio de ilustración: consejos y tips prácticos

¿Estás listo para empezar a diseñar tu portfolio? Coge bolígrafo y papel y haz una lista de lo que quieres transmitir con él: dominio de herramientas (manuales y digitales), capacidad de trabajo, organización, estilo propio, versatilidad, talento creativo, experiencia… Y después, diseña un “plan de ataque” para concretar cómo vas a organizarlo. Estos consejos te serán  de mucha ayuda:

Define tu objetivo

Como ilustrador, podrás trabajar en sectores muy distintos (descúbrelos en este artículo sobre las mejores salidas laborales para ilustradores). Y como nunca hay que cerrarse puertas, es interesante que envíes tu portfolio a todas las empresas que puedan tener sitio para una mente creativa como la tuya. Eso sí, tendrás que adaptarlo a cada caso; de hecho, es probable que tengas que crear un portfolio diferente por cada sector. Cómic, ilustración infantil, animación, publicidad… Son campos muy distintos que necesitan presentaciones diferentes.

Selecciona y vencerás

Seguro que a ti te gustan todos tus trabajos y que en todos ellos encuentras algo interesante. Pero tu portfolio debe incluir solo lo mejor de lo mejor, así que es importante que selecciones un conjunto de obras que te representen de verdad. Ten en cuenta que en los procesos de selección, los encargados tienen que ver muchísimos portfolios; si el tuyo es muy extenso, tal vez lo dejen para más tarde… O se olviden de él. Intenta impactar a tus posibles empleadores con algo breve, bueno y que se quede grabado en el recuerdo.

Cómo hacer un portfolio de ilustración que te abra las puertas para la carrera de ilustradorTu estilo eres tú

De acuerdo: eres un ilustrador/a versátil y eres capaz de dibujar de mil formas distintas. Pero ten cuidado, porque esta cualidad puede volverse en tu contra… Hay pocas cosas que designen tan bien a un artista como su estilo personal. Ese toque único que te diferencia del resto. En tu portfolio tienes que ser fiel a tu propia manera de hacer las cosas y reflejar ese estilo que tanto tiempo llevas trabajando. Cíñete a lo que mejor te represente; las editoriales y agencias de publicidad suelen buscar siempre creativos que se distingan por su estilo.

Haz de tu portfolio, un proyecto

La presentación de tus trabajos es muy importante, casi tanto como las propias obras. Merece la pena hacer un esfuerzo y adaptarla al puesto de trabajo al que quieres optar. Por ejemplo, si tu idea es trabajar como ilustrador/a de libros, imagínate que tu portfolio es un libro y adapta los textos para mostrar un resultado adecuado. Si quieres mostrar tu obra como dibujante de cómics, ¿qué mejor soporte para tu currículum que una “novela gráfica” sobre tu trayectoria?

Aprende con los mejores y desarrolla tu potencial artístico

Todas estas claves son esenciales si quieres saber cómo hacer un portfolio de ilustración con tus trabajos. Pero para conseguir que esté a la altura, es fundamental que antes te formes con los mejores. Puedes elegir entre el Curso de Ilustración, Publicidad y Diseño y el Curso de Ilustración Editorial si te interesa trabajar en este sector, o un Curso de Ilustración Digital para descubrir las mil posibilidades que tiene la tecnología digital en el mundo de la creatividad. Aprenderás a desarrollar las técnicas manuales y a dibujar con todas las herramientas tradicionales, pero también dominarás la tecnología digital más utilizada en la profesión. Porque hoy, tu futura carrera como ilustrador profesional está más cerca que nunca. ¡Da el paso!